sábado, 21 de junio de 2014

STEFAN ZWEIG, Novela de ajedrez.

El relato Novela de ajedrez es el último escrito por Zweig en 1941, poco antes de su suicidio (enero de 1942). Fue publicado de forma póstuma en 1944 y es una crítica al nazismo y a los métodos “sutiles” de la Gestapo: la incomunicación y el aislamiento total. Se trata de un texto breve de 94 páginas cuyo título hace referencia al ajedrez, juego de lógica en el que la inteligencia es más importante que el azar o la suerte.


El relato se articula alrededor de dos personalidades muy diferentes pero unidas, en un viaje en barco, por el ajedrez: Czentovič,  rudo e ignorante, pero que resulta ser desde niño un genio del ajedrez; el Dr. B, culto y educado, que esconde una historia que explica su habilidad para el ajedrez y, a la vez, el problema que implica para él practicarlo.

El Dr. B le explica al narrador cómo llegó a depender del ajedrez para sobrevivir a una detención de la Gestapo que pretendía lograr su confesión a través de la incomunicación y su suspensión en la “nada” para desencadenar un deterioro psicológico que le llevara a la locura, la confesión, la docilidad y el conformismo frente al nazismo y sus métodos.
Se trataba del aislamiento más refinado que pueda imaginarse. No nos hacían nada, se limitaban a situarnos en el vacío más absoluto, y es bien sabido que nada en el mundo puede oprimir tanto el corazón del hombre como la nada. (…) Habían construido una nada absoluta, no solo en torno a mi alma, sino también en torno a mi cuerpo (p. 47).
En esa situación, en la que los miembros de los cuerpos policiales nazis eran expertos, un manual de jugadas de ajedrez se presenta inesperadamente como solución a su desequilibrio mental. En realidad, llegará un momento en que el juego será una trampa que le llevará a la locura y a sus consecuencias crónicas cuando se enfrente a la tensión de una partida de ajedrez. En paralelo, sorprende la resistencia del ser humano en situaciones límite.

Jugar a “ciegas”, es decir, de memoria, es lo que logra el Dr. B a base de disociar su personalidad jugando contra sí mismo. Curiosamente es lo que no sabe hacer Czentovič por su falta de inteligencia.



Zweig anticipa muchos aspectos relevantes del nazismo en una fecha temprana de la guerra (1941): el terror de los métodos utilizados por la Gestapo; la existencia de los colaboracionistas, es decir, de los relegados, de los humillados, de los resentidos, que se pondrán al servicio del nazismo; el contraste entre dos mundos representados por los dos protagonistas y, por último, la complejidad del equilibrio mental. Y todo ello a través de una escritura sencilla que, conforme lees, te va envolviendo en la tragedia que significa para una persona vivir la tortura y el terror que se deriva, siempre, de ella.

6 comentarios:

  1. Durante bastantes años fui un enamorado del ajedrez, puede que de ahí me venga la idea de ver o intuir siempre varias jugadas más allá.

    Me apunto el libro, el tema me interesa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una joya breve e impactante. Muy recomendable.

      Abrazo!

      Eliminar

  2. En mi adolescencia y juventud jugué al ajedrez, aunque en plan muy aficionado... puede que mi intuición y mi lógica racional tengan que ver con ello, como apuntan por ahí arriba...

    Hace años que no lo toco... pero conservo el mismo tablero y las mismas figuras de entonces... ;)

    Petons y buen finde y entrada de verano!!!!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También jugué al ajedrez. Soy una negada para los juegos, cualquier juego, pero el ajedrez me gustaba.

      Buen finde y buen verano!!

      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Me gustaría mantener una ilusión, que en algún lugar exista un juego para practicar en el que todos ganan. Del ajedrez que es una forma de educar en el cual el objetivo es masacrar al enemigo, una propuesta hoy incompatible. De los métodos de la Gestapo, que no sé sí imventaron ellos, pero que aún se continuan utilizando en todo el mundo. Una pena. Magnífica reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un juego siempre implica ganar o perder, esa es la razón por la que no me gusta ninguno, me da igual ganar.

      La Gestapo perfeccionó métodos ya existentes, eso seguro. Por desgracia la tortura parece consustancial a la persona. Sí, qué pena.

      Gracias!!

      Un beso.

      Eliminar

Tus comentarios siempre aportarán otra visión y, por ello, me interesan.