Una persona culta es aquella (…) que sabe cómo elegir compañía entre los hombres [y mujeres], entre las cosas, entre las ideas, tanto en el presente como en el pasado. H. Arendt

jueves, 13 de agosto de 2020

ANTIFASCISTAS ALEMANES (1936-1939)


Antifascistas alemanes en Barcelona (1933-1939). El grupo DAS: sus actividades contra la red nazi y en el frente de Aragón. D. Nelles, H. Piotrowski, U. Linse, C. García (2019). Barcelona, Virus.

[Publicado en la revista LIBRE PENSAMIENTO, nº 102]


El libro Antifascistas alemanes en Barcelona (1933-1939) es una edición revisada y ampliada de la publicada por Sintra en 2010. Se trata de un libro de más de seiscientas páginas con numerosas citas, cuantiosos fragmentos reproducidos de las fuentes utilizadas por los autores, un apéndice de alrededor de cien páginas y una interesante bibliografía. Todo esto nos sitúa ante un libro que puede echar para atrás a lectores/as que no tengan interés en un tema tan específico como el tratado en esta obra.

Su interés reside precisamente en dar a conocer un episodio de la Guerra Civil española que ha pasado desapercibido por no formar parte de las facetas fundamentales del conflicto bélico. Sin ser un aspecto básico nos informa de la complejidad de una guerra que, muchas veces, se tiende a simplificar. Es relevante, por tanto, que vayamos conociendo estos episodios periféricos que nos pueden acercar a esa visión poliédrica que la historia nos puede ofrecer y que nos aleja del ruido mediático e interesado presente en las intervenciones políticas y en los medios de comunicación con más difusión en este país.

Este libro nos muestra la llegada a España, desde 1933, de numerosas personas que huían de Alemania ante el ascenso del Partido Nazi al poder. Mayoritariamente se trataba de hombres y mujeres de izquierdas (entre quienes estaban anarquistas y anarcosindicalistas), algunas de estas personas eran judías, uno de los objetivos represivos prioritarios del nazismo. El estallido de la Guerra Civil (1936-1939) incorporará a estas personas extranjeras a labores en el frente y en la retaguardia luchando contra el fascismo y, especialmente quienes eran anarquistas, participando del proceso de revolución social que se inició a partir del 19 de julio de 1936.

En la retaguardia barcelonesa, la lucha contra el nazismo (sección del Partido Nazi, Frente Alemán del Trabajo, Gestapo y diversas entidades de carácter cultural como el Colegio Alemán) cobró importancia en los primeros meses del conflicto bélico hasta que Alemania reconoció el Gobierno de Franco en noviembre de 1936. Su valor se puso de manifiesto por la sorprendente buena relación que la Generalitat y el Gobierno de la República mantuvieron con el Consulado alemán, algo que permitió la huida por barco de decenas de personas de la burguesía catalana bajo el subterfugio de que era población alemana (así constaba en las listas que entregaba a la Generalitat y que desvelaron las Patrullas de Control anarquistas en el mismo puerto de Barcelona).

La implicación directa de anarquistas alemanes en la lucha contra la red nazi en Barcelona a través del grupo de Anarcosindicalistas Alemanes, DAS (Deutsche Anarchosyndikalisten) fue importante. Este compromiso se saldó con el olvido, el abandono y, en algunos casos, la represión que padecieron especialmente a partir de los Hechos de Mayo de 1937. En este sentido, este libro pone de relevancia la solidaridad internacional y, en concreto, la implicación de los y las refugiadas alemanas en España (resulta interesante el apartado dedicado a biografías que se incluye en el Apéndice).

El libro rescata los nombres de mujeres que vinieron solas o con sus compañeros y que se incorporaron como ellos al frente o actuaron en la retaguardia. Entre ellas destacó Etta Federn que se implicó en la puesta en marcha de escuelas para formar profesorado en Blanes y colaboró estrechamente con Mujeres Libres (tanto en la organización como en la revista).

El libro está estructurado en tres grandes bloques temáticos con diversos capítulos cada uno de ellos: el primero trata sobre los antecedentes del grupo DAS, el segundo sobre la llamada legión extranjera de la revolución y el tercero sobre la actuación del DAS contra la red nazi.

En el primer bloque temático se hace un repaso de la emigración alemana en Barcelona a principios del siglo XX, del exilio español en Alemania y de la relación entre anarquistas y anarcosindicalistas alemanes y españoles, así como del cambio que se produjo al proclamarse la II República  en España y la llegada de los nazis al poder en 1933. En el segundo bloque se habla del anarcosindicalismo y del voluntariado alemán y cómo se involucraron en el frente y en la retaguardia. Y el tercer bloque se centra en la actuación concreta del DAS desde el inicio de la Guerra Civil y de la revolución, su participación en las colectividades y los conflictos diplomáticos, los registros y expropiaciones de nazis o la represión estalinista que sufrieron los refugiados y  refugiadas alemanas con planteamientos más radicales, por motivos políticos.

Temas como la lucha por el control del orden público en Cataluña (especialmente en Barcelona), las labores represivas y de espionaje y contra espionaje en que se vio involucrada la CNT y la FAI, la alianza entre ERC y PSUC (con el apoyo del estalinismo soviético) en tareas contrarrevolucionarias y de marginalización del Movimiento Libertario, la colaboración institucional de dicho movimiento y otros muchos aspectos son el trasfondo de este libro.

El único defecto que encuentro en él es que, a veces, resulta algo repetitivo. Seguramente la autoría múltiple puede explicar esta impresión aunque son Carlos García y Harald Pietrowski quienes escriben la mayor parte del mismo (la mitad del primer bloque y todo el tercero). En todo caso, se trata de un pequeño defecto que no anula su interés. No es historia muerta a revisar desde la nostalgia, son hechos vivos sobre los que pensar y repensar el anarquismo.





lunes, 3 de agosto de 2020

HISTORIAS DEL CONFINAMIENTO


MES I, 46º DÍA DE CONFINAMIENTO (29º de abril, 2020)
Poner la Vida en el centro es cambiar nuestros hábitos de consumo. Llevamos 46 días consumiendo solo lo “necesario” [esto daría para otra reflexión], hemos dejado de consumir a la fuerza buscando emociones, compensación a las frustraciones, etc.
El capitalismo nos convence de lo importante que es consumir, trabajar para consumir, arrasar el planeta para consumir, no ser conscientes del trabajo cuasi-esclavo para consumir.
Pongamos sentido común, empatía hacia el 99% de las personas, sostenibilidad para nuestro planeta, emocionarnos con lo simple, lo sencillo… no con objetos-mercancías.
Menos mal que quedan pocos días de confinamiento y dejaré de sermonear…

MES I, 47º DÍA DE CONFINAMIENTO (30 de abril, 2020)
Poner la Vida en el centro es desplazar el capital y su lógica destructiva de la vida del centro de la economía.
No hemos sido conscientes de que este sistema se basa en el expolio de la Vida de la gente y del planeta hasta que, con la fase neoliberal, el mundo rico (el nuestro) está sufriendo problemas que creíamos de “otros”, de los países subdesarrollados: hambre, pobreza, gente que se queda sin casa y ahora una pandemia que sobrepasas a la ciencia y al sistema sanitario.
No desviemos la atención de lo prioritario: la crisis es sistémica, la crisis es de la Vida…

MES I, 48º DÍA DE CONFINAMIENTO (1 de mayo, 2020)
La escalada tecnológica solo puede alimentar colapsos ecológicos y de salud.
Será histórico un 1º de Mayo virtual celebrado sin contacto humano.
Si hay trabajadores/as y consumidores/as que cada día salen a la calle, ¿por qué el sindicalismo decide quedarse en casa?
¿Es más peligroso salir hoy a la calle que hacer huelga el 1º de Mayo en la década de 1890?

MES I, 49º DÍA DE CONFINAMIENTO, 1º DÍA DE ALIVIO (2 de mayo, 2020)
Hoy iba a hablar de otra cosa, pero hablemos de alivio… Hay un vocabulario del confinamiento que un día podemos recopilar.
Hoy la palabra es alivio, ¿alivio del encierro, alivio de la enfermedad, alivio de la muerte, alivio de la crisis económica, alivio de casa-balcón-supermercado, alivio de la angustia y del miedo?
Hoy nos dan permiso para el alivio, salgamos y llenemos los ojos de alivio.
Somos una dócil y obediente sociedad aliviada.

MES I, 50º DÍA DE CONFINAMIENTO, 2º DÍA DE ALIVIO (3 de mayo, 2020)
ALIVIO: sensación de tranquilidad que le queda a una persona al ser aliviada de una preocupación, una molestia, un dolor, etc.
También el alivio es cuando se empieza a dejar el luto riguroso.
A tenor de cómo salimos ayer a la calle, todo esto encaja, necesitamos el alivio… y el olvido.

----
Inicié las “historias” del confinamiento pensando que era cosa de quince días, han sido cincuenta.
Ha llegado el momento de dejarlo, es mejor que os alivie de estas reflexiones.
Ojalá los horizontes se amplíen.
Gracias por leerme, gracias por vuestras reacciones, gracias por vuestros comentarios.


jueves, 23 de julio de 2020

HISTORIAS DEL CONFINAMIENTO


MES I, 39º DÍA DE CONFINAMIENTO (22 de abril, 2020)
No, la clase política no ha estado, ni está, a la altura. El gobierno nacional-progresistta de España, no pensó con anticipación en que el estado de la sanidad española era precario (algo que un gobierno socialista inició, además de aprobar una reforma constitucional para que la banca cobre la 1ª.
En enero cuando había ya avisos serios de pandemia no se preparó (no compró material sanitario necesario), en febrero miró a otro lado y cuando hubo casos, permitió en marzo, partidos de fútbol y manifestaciones.
Pero es que hoy todavía no tiene un criterio para contar muertos/as unificado (la última es el can can  de la salida de menores).
Con una clase política que no pone la vida en el centro sino sus mezquinas luchas por el poder ¿Qué podemos esperar?

MES I, 40º DÍA DE CONFINAMIENTO (23 de abril, 2020)
(Hemos hecho la simbólica cuarentena pero no es suficiente)
Solo hay una solución para salir de este entuerto que no está al alcance de la clase política: PONER LA VIDA (en el amplio sentido de la palabra) EN EL CENTRO, no las mercancías ni los beneficios ni el poder.

MES I, 41 DÍA DE CONFINAMIENTO (24 de abril, 2020)
(me dijo un comentarista que mi crítica al gobierno español del día 19 era hacer el juego  a la derecha)
Y yo me pregunto ¿tener el número de muertos más elevado por mil habitantes (dejo fuera a China) con las medidas más duras de confinamiento que incluye un recorte nunca visto en derechos y libertades es ser de derechas?
Me toca ya los ovarios la martingala de que me quede en casa bien callada y obediente… que no vea, que no piense, que no sienta, que no proteste… que no piense que igual se podían haber hecho las cosas de otra manera.
Siempre habrá un policía de balcón, de calle, de RRSS, que me condenará.
A LA MIERDA.

MES I, 42 DÍA DE CONFINAMIENTO (25 de abril, 2020)
Nunca hubiera contabilizado no ver el mar entre los aspectos en que me ha cambiado la vida el Covid.19
Pero ayer cuando lo vi, supe la urgencia que tenía de verlo y olerlo.
Seguramente es una banalidad pero una se siente justificada a ella tras escuchar media hora de un noticiario cualquiera.
[¿qué me dicen del método de ingerir legía de la extremaderecha-Trump para matar el virus?]

MES I, 43 DÍA DE CONFINAMIENTO (26 de abril, 2020)
[Ya sabéis lo que me inspira la clase política, como aún quedan días de confinamiento le caerá también a la clase económica]
Pero hoy toco un tema que me repele profundamente, una de las grandes desgracias políticas en este país ha sido la aparición de la extrema derecha.
Escuchar sus relatos nacionalistas, machistas, homófobos, racistas, clasistas… me ofenden y cabrean, pero que miles y miles de personas les apoyen me causa un miedo que supera el que me produce el Covid.19
(¿Les favorecerá la pandemia?)
[Hoy envidio a niños y niñas por las primeras medidas de alivio]

MES I, 44 DÍA DE CONFINAMIENTO (27 de abril, 2020)
Criticar a los gobiernos se ha convertido [en realidad siempre lo ha sido] en un peligro, un peligro de que te llamen cosas “feas” [esas balas que los gobiernos progresistas tienen en la recámara para la gente crítica… o sea “mala”]. En tiempos de “guerra” no se piensa, hay que seguir a los gobiernos.
Como admiro a los anti-militaristas en tiempos de guerra.
[igual he sido muy críptica y no se me ha entendido, pero es que hoy estoy cabreada y disgustada]
Mañana será otro día.

MES I, 45º DÍA DE CONFINAMIENTO (28 de abril, 2020)
¿Queremos volver a nuestra vida de hace 45 días?
¿Olvidar estos días como si nunca hubiera existido?
¿Retomar nuestros asuntos en el punto en que los dejamos?
Será difícil que el Covid.19 nos deje hacerlo, pero si así fuera es que no hemos aprendido nada de lo que aun sucede.
Convendría que pensemos dónde nos lleva permitir que el capitalismo, con su dinámica especulativa basada en el beneficio controle la VIDA.
Nuestra Vida y la del planeta, una Vida sostenible y justa debería ser el centro. Si no somos capaces de revertir nuestra forma de vida, no habremos aprendido NADA.

lunes, 13 de julio de 2020

HISTORIAS DEL CONFINAMIENTO


MES I, 32º DÍA DE CONFINAMIENTO (15 de abril, 2020)
La esperanza, como “soñar hacia delante”, vendría a ser como una virtud anticipatoria que invade nuestras vidas y las activa.
Es una poderosa fuerza motivadora, nos da fuerza para emanciparnos de las rutinas.
Hannah Arendt dice que la esperanza de cambio es un acto gratuito de confianza que atribuyó al “amor del mundo”, no como algo abstracto, sino como preocupación por quienes componen la comunidad de seres vivos.
Sigamos…

MES I, 33º DÍA DE CONFINAMIENTO (16 de abril, 2020)
Ver la vida desde un balcón es verla en microvisión, verla entre cuatro paredes y entre dos calles.
Ver un cuadradito de cielo, ver un árbol y unos setos que ya crecen descontrolados.
Ver algunas gaviotas y, con suerte, oír el canto de algún pájaro.
Y sé que soy privilegiada por ver y oír este caudal de experiencias.
¿Dónde nos lleva una vida así?
¿Oscuridad o luz?

MES I, 34º DÍA DE CONFINAMIENTO (17 de abril, 2020)
No sé que pensaréis… pero para mí hay una palabra clave en este inédito confinamiento:
INCERTIDUMBRE
Es decir, falta de seguridad, de confianza, de certeza sobre todo lo que tiene que ver con el Covid.19
Tengo la inquietante sensación de que nunca nos ha explicado con claridad todo lo que deberíamos saber.
¿Por qué oigo con más frecuencia, que hasta el 2022 no podremos abandonar medidas de alejamiento social?
¿Alguien lo entiende?

MES I, 35 DÍA DE CONFINAMIENTO (18 de abril, 2020)
El confinamiento y el distanciamiento es físico, no mental
La imaginación se convierte en estos momentos en un instrumento poderoso para romper rutinas nefastas.
No quiero celebrar san Jordi, fiesta de consumismo desbocado.
Quiero leer y comprar libros, ayudar a editoriales críticas y con criterio, ayudar a librerías con parecidos parámetros.
Quiero dar y recibir rosales en maceta cualquier día del año.
Desistalemos rutinas con imaginación.

MES I, 36º DÍA DE CONFINAMIENTO (19 de abril. 2020)
CERTEZAS:
Esta crisis que ya no es solo sanitaria no se la analiza ni se la encara con perspectiva de género (ni racial, ni de clase, ni de edad, ni holística…).
Hemos vuelto al “sujeto” único, al “todos” somos afectados por igual, al hemos de luchar “unidos”…
Pero las mujeres (y los “otros” que no están en el UNO) no contamos en la toma de decisiones (como siempre).

MES I, 37º DÍA DE CONFINAMIENTO (20 de abril, 2020)
Noto a mi alrededor cansancio y cierto nerviosismo por tantos días de confinamiento,
He descubierto que soy capaz de aguantar bien un confinamiento en casa. Creo rutinas de superviviente como lo he hecho en el trabajo o para capear muchas situaciones en la vida en las que estaba incómoda o molesta.
La fuerza la tengo en mi interior (y confío en que no me falle).
Me gusta andar, viajar… sin embargo, puedo hacerlo también desde dentro.
Debemos ver nuestras fuerzas y nuestras debilidades en estas circunstancias y aprender.

MES I, 38º DÍA DE CONFINAMIENTO (21 de abril, 2020)
La clase política no ha estado ni está a la altura de las circunstancias.
Me centro en Cataluña y su gobierno porque es donde vivo.
Su nacionalismo y populismo resumen su postura: “yo lo haría, y lo hago, mejor que la pérfida España”.
Pero la realidad lo desmiente: hace casi 40 años que tienen las competencias de sanidad, su política ha sido, y es, privatizarla y recortes en sanidad pública.
Ni hemos tenido más UCIS, ni más respiradores, ni más camas, ni más personal sanitario, ni más mascarillas… que en la pérfida España.
Mañana hablaremos de esta.

viernes, 3 de julio de 2020

HISTORIAS DEL CONFINAMIENTO


25º DÍA DE CONFINAMIENTO (8 de abril, 2020)
Estaba pensando el otro día cómo avanzaremos más allá de los efectos paralizantes del dolor propio y el de los/las demás, cómo transformaremos las emociones negativas en positivas.
Y pensaba también que pensar es un modo de aumentar la intensidad de la Vida.
Y es que pensar (aunque sea caóticamente) tiene efectos benéficos, es un escudo contra la predictibilidad en que se  desarrolla hoy nuestra vida para sobrellevarla.
Rosi Braidotti me ayuda a pensar.

26º DÍA DE CONFINAMIENTO (9 de abril, 2020)
Dicen que estamos en “guerra”… Pero en las guerras, hasta ahora, se movilizaba a la población para luchar. En cambio en esta “guerra” contra el Covid.19 se nos ha inmovilizado en casa.
Ahora el “enemigo” a castigar (multas, detenciones…) es el que no obedece el confinamiento.
A ver si vamos a olvidar que el verdadero culpable de la pandemia es la forma insalubre de vida impuesta (y aceptada) por el capitalismo suicida.
¿Esa es la “normalidad” a la que queremos volver?

27º DÍA DE CONFINAMIENTO (10 de abril, 2020)
Con cautela quiero señalar la obsesión cultural por la salud y por los cuerpos limpios y funcionales que nos inculca la biopolítica y nos aboca a aceptar lo que sea para lograrlo.
Pero hoy estoy “positiva” y creo que debemos aceptar aquello que nos sostiene a lo largo del día.
Todos/as necesitamos aquello que nos sostiene ante las grietas y mantener la autonomía y equilibrio ante lo que estamos viviendo.

28º DÍA DE CONFINAMIENTO (11 de abril, 2020)
Ayer os decía que debemos aceptar lo que nos sostiene durante el día con el objetivo de ganar la “guerra”. El “enemigo” es un virus pero yo percibo otros.
No es menor el MIEDO, en el Covid.19 convergen los miedos más irracionales aderezados por otras emociones y dolencias que ya teníamos.
No sé bien cómo se enfrenta un miedo que los gobiernos incentivan.
Entonces me viene a la cabeza que en las “guerras” siempre hay vencedores y vencidos. Y que las vencidas se conjugan en femenino, en pobreza, en vejez, en racializadas… y en aislamiento social.

29º DÍA DE CONFINAMIENTO (12 de abril, 2020)
Me duelen las reflexiones crudas (ayer algunas personas me enviaron el emoticon lloroso).
Quiero dejar claro que una firme partidaria de la lucha contra la interiorización de las normas y la participación en su aplicación (que odiosos esos policías de balcón).
Este es un “grito” para combatir el miedo, para abandonar la infantilización y para utilizar un criterio propio basado en el sentido común.
No aceptemos que nos monitoricen, no aceptemos el control de nuestras vidas por miedo.
¿Se me ha puesto tono mitinero?

30º DÍA DE CONFINAMIENTO (13 de abril, 2020)
Me parece que los feminismos, aun con dificultades, han mostrado que las palabras nos pueden dividir, pero los actos nos unen.
Cambiar las cosas (sin afanes redentoristas en los que no creo) implica olvidarse de sí mismas (ahí tenemos un gran cambio a lograr), estar presente en el mundo y en la sociedad, atenta a lo que ocurra y ser audaces cuando se trata de intervenir.
Me sumo a #regularizaciónya

MES I, 31 DÍA DE CONFINAMIENTO (14 de abril, 2020)
El Covid.19 ha  convertido el espacio doméstico en el más seguro para defenderse del contagio.
Sin embargo, ayer un hombre (por tercera vez en este mes de confinamiento en España) mató a su mujer, la tiró por la ventana de madrugada.
Para algunas mujeres, “quedarse en casa” ha aumentado el peligro de muerte en su infierno doméstico.
El patriarcado no desaparece. Hay hombres que se creen dueños de una mercancía llamada mujer.
Con pena y rabia, con afecto y solidaridad, por la autodefensa siempre.

martes, 23 de junio de 2020

HISTORIAS DEL CONFINAMIENTO


18º DÍA DE CONFINAMIENTO (1 de abril, 2020)
Pensamientos caóticos:
Resulta que lo esencial para la vida es la alimentación y el agua.
Resulta que podemos dejar el consumismo emocional y no pasa nada.
Resulta qe al cerrar todo, los camioneros (¿hay mujeres?) no pueden ducharse, ni mear, ni comer caliente.
Me he enterado de que podríamos apoyar a las pequeñas librerías comprando libros por anticipado.
Mi pequeña alegría tiene flores.

19º DÍA DE CONFINAMIENTO (2 de abril, 2020)
En la república ácrato-habnera de mi casa seguimos bien.
Me asomo al balcón y detecto comportamientos sugestionados y mediatizados por el miedo (un hombre con una especie de burka en la cabeza y su perro con calcetines).
Una sensación de amenaza exterior me asalta cuando me despisto.
Habrá que evitar que nos hablen de culpables con fines políticos y mantener la cabeza fría para que no nos engañen cuando esto pase.
¿Por qué pese a todos somos una minoría aplaudiendo a las 20 h.?

20º DÍA DE CONFINAMIENTO (3 de abril, 2020)
Cada día a las 20 h. salgo al balcón pertrechada con anorac y pito para recordar al vecindario lo poco que cuesta agradecer a quienes están trabajando en los sectores esenciales.
Cada día está la pareja de enfrente que suele poner el “resisitiré”, una familia con sus hijos y una niña que enseña sus dibujos, los y las trabajadoras de una tienda de alimentación que salen a la puerta con mascarillas, una madre con su niña que trota por el balcón, el vecino de al lado con el que charlamos mientras aplaudimos.
Gracias comunidad de balcones.

21º DÍA DE CONFINAMIENTO (4 de abril, 2020)
(Hoy me he dormido, que suerte)
La comunidad de los balcones, de la que hablaba ayer, nos pone de manifiesto la dimensión ética de quienes la forman: una combinación de talento y humildad.
Ponemos en práctica nuestra capacidad de empatía y afinidad. La capacidad de compasión es algo hermoso por combinar el poder de comprensión con la fuerza para condolernos con una comunidad sufriente.

22º DÍA DE CONFINAMIENTO (5 de abril, 2020)
Ayer pensaba en los hábitos de confinamiento que ya tenemos porque esto se está alargando mucho.
Uno de esos hábitos es escribir esta “historia” diaria que no sé si podré mantener.
Se me acaban las ideas “profundas” y me invaden las frívolas… como esa crema que se me va a acabar (¿alguien tiene alternativa casera?), esa bombilla que se ha fundido y otras mil “historias minúsculas” (dixit Michon).
23º DÍA DE CONFINAMIENTO (6 de abril, 2020)
Hay algo que me preocupa mucho, soy de la opinión que estamos tejidos por la época a la que pertenecemos.
Esta época es triste por demás y eso puede significar que el futuro adoptará un signo negativo predominando el pesimismo ante el porvenir..
¿Cómo revertir esa tristeza, resistir y actuar?
Las amenazas son muchas, a estas alturas ya he comprendido que el coronavirus no es la más grave, sintiendo todo su poder amenazador.

24º DÍA DE CONFINAMIENTO (7 de abril, 2020)
En la línea de capturar la VIDA en la inmediatez (circulan muchos análisis interesantes sobre el futuro triste o luminoso que nos espera) espero que “veamos” que héroes y heroínas aplaudidas a las 20 h., son personas mal pagadas y precarizadas.
Personalsanitario, transportistas, reponedoras, cajeras de supers, limpiadoras y tantas otras que hacen posible que estemos abastecidas de lo necesario en casa y atendida nuestra salud dentro de lo posible.

viernes, 19 de junio de 2020

HISTORIAS DEL CONFINAMIENTO


11º DÍA DE CONFINAMIENTO (25 de marzo, 2020)
Me da por dar vueltas a la idea de que esta globalización suicida en la que vivimos necesita sistemas políticos autoritarios, vigilantes y que controlan la vida de las personas.
Y que quizás necesitemos una vacuna contra el veneno mortal que nos divide para que compitamos entre nosotras/nosotros
Cosas del confinamiento.

12º DÍA DE CONFINAMIENTO (26 de marzo, 2020)
Quiero creer en que los seres humanos podemos vivir en armonía y coincidencia con el hábitat ecológico.
Me parece, pero no estoy segura, que a eso se le llaman ECOSOFÍA.
A veces quiero pensar en positivo.

13º DÍA DE CONFINAMIENTO (27 de marzo, 2020)
Físicamente aguantó bien el encierro, tengo muchas cosas que hacer (leer, escribir, cuidados de casa y de mi gente…).
Sin embargo, mentalmente cada día es una lucha (el yoga se ha revelado como un gran apoyo).
Se ha instalado en mi la tristeza, la preocupación, la sospecha…, a veces, la angustia.
Sigamos…

14º DÍA DE CONFINAMIENTO (28 de marzo, 2020)
En 1936, Lucía Sánchez Saornil fundadora de MUJERES LIBRES propuso crear una Red de Cordialidad.
Hoy sigue siendo tremendamente actual para arroparnos y asumir el riesgo, la exposición y la inventiva frente a la seguridad, la inmunidad y la duración que tan caro nos harán pagar.
Gracias por tanta cordialidad que me hicisteis llegar ayer.

15º DÍA DE CONFINAMIENTO (29 de marzo, 2020)
Pensábamos que los recortes sociales no eran importantes.
Pensábamos que solo afectaba a los perdedores.
Pensábamos que lo importante eran las banderas u otras batallitas de tres al cuarto.
Pero no, la realidad nos ha puesto en nuestro sitio y vemos, brevemente, la cara de quien nos gobierna (en lo global y en lo cercano) y da miedo.

16º DÍA DE CONFINAMIENTO (30 de marzo, 2020)
El gobierno aprueba (salió ayer en el BOE) la vigilancia de los movimientos de las ciudadanas y ciudadanos con datos de las operadoras.
¿Quién vigila a los que vigilan?
La oscuridad o la luminosidad de una época dependen de la existencia de posibilidades concretas de superación de los problemas que amenazan la vida.

17º DÍA DE CONFINAMIENTO (31 de marzo, 2020)
Pensaba ayer lo sombrías que son estas “historias” y voy a hacer un esfuerzo para poner luz en lo que me da vida en estos días:
Las personas con las que comparto confinamiento, mi gente.
Algunas amistades con las que no hablo solo de enfermedad, chistes, vídeos ñoños…
Mis libros, por fortuna no he perdido la concentración.
Mi balcón y el sol.
Mis plantas, las flores.
Mi deseo de resistencia que procede de mis vísceras anarquistas y feministas.